web analytics

Ecologistas en Acción solicita que se deniegue la ampliación de la toma de aguas del Cega

Parcelas de regadío en el Carracillo.

Ecologistas en Acción ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Duero que se deniegue la ampliación de las tomas de agua solicitada por los regantes de El Carracillo, ya que según los cálculos de la Dirección General de Medio Natural de la Junta de Castilla y León, el cambio de concesión solicitado permitiría a los regantes multiplicar por 10 ó por 20 la cantidad de agua tomada del río.

Los ecologistas solicitan esa medida basándose para ello en los datos hechos públicos en un reciente informe de la propia CHD, elaborado a raíz de las quejas presentadas por los pueblos situados en el tramo bajo del Cega, en el que la Oficina de Planificación Hidrológica de la Cuenca del Duero hace hincapié en la fuerte reducción del caudal de agua del río en los últimos 20 años que se estima en un 40%.

Por ello, Ecologistas en Acción de Segovia y la Red Ambientalista Segoviana se han dirigido a la Confederación Hidrográfica del Duero, para exigir que ésta cumpla con su mandato y ordene, con criterios de sostenibilidad, el uso del agua en la zona. En opinión de estas organizaciones ecologistas, algunas de las responsabilidades que la Confederación debe asumir de forma más decidida son las siguientes:

– Impedir los pozos y bombeos ilegales

– Asegurar el caudal ecológico y la disponibilidad de agua para los usuarios que se encuentran en el tramo inferior del río

– Realizar un seguimiento estrecho de la contaminación por nitratos y arsénico de las aguas subterráneas.

– Incentivar las prácticas agrícolas sostenibles y, muy especialmente, promover la reducción de las aplicaciones de productos fitosanitarios y fertilizantes, cuyo exceso acaba contaminando los acuíferos.

Cultivos de zanahorias en la comarca.

Según estas organizaciones, la Comunidad de regantes del Carracillo debe hacer un uso del agua acorde a las delicadas circunstancias de los acuíferos locales y del río Cega. Y las admistraciones públicas –Confederación Hidrográfica del Duero y Junta de Castilla y León – deben velar por que así sea. En este sentido señalan que la reciente decisión de la Junta de exigir a los regantes una evaluación de impacto ambiental del proyecto, como requisito previo para tomar en consideración la solicitud, es coherente con la potencial gravedad de los impactos que se derivarían de la nueva concesión.

Finalmente, a la hora de valorar esa repercusión, desde Ecologistas apuntan que los propios informes técnicos de la Junta de Castilla y León han identificado diversos efectos que requieren ser analizados en profundidad:

– La posible llegada de las aguas contaminadas de los acuíferos al río Cega, como resultado de la disminución de los caudales que circulan por el río.

– El impacto sobre las Zonas de Especial Conservación, pertenecientes a la Red Natura 2000, “Lagunas de Cantalejo” y “Riberas del Cega”.

– El impacto sobre la fauna y la flora locales, y muy especialmente la cigüeña negra, ya que uno de los informes valora que las acciones proyectadas no son compatibles con los objetivos establecidos en el plan de conservación de esta especie.

Para Ecologistas en Acción de Segovia y las organizaciones agrupadas en la Red Ambientalista Segoviana (RAS), el reto de los regantes de El Carracillo es lograr una agricultura sostenible en una cuenca que ha perdido una parte sustancial de sus recursos hídricos y que, por efecto del cambio climático, perderá aún más en el futuro.

Autor: Redacción Cuéllar

Muévelo

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *