web analytics

La plaza de toros de La Empalizada declarada Bien de Interés Cultural

Plaza de toros de La Empalizada.

La localidad de Montemayor ha comenzado sus fiestas patronales con la buena noticia de la resolución de la Junta de Castilla y León,  en la que se declara la Función de la Cruz y Plaza de Toros de la Empalizada, en Montemayor de Pililla, como Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial. El acuerdo aparece publicado esta jornada del 15 de septiembre en el Boletín Oficial de Castilla y León  y ha sido recibido con una enorme satisfacción por parte de la asociación cultural La Empalizada, impulsora de esta declaración, y por todos los vecinos de esta localidad.

Según se recoge en el texto de la declaración, se trata de una celebración lúdica y religiosa que se remonta desde el siglo XVII y que tiene un carácter singular por el conjunto de actividades taurinas tradicionales que tienen lugar en esta celebración: encierros, lidia y capeas,  que son las señas de identidad en los festejos populares  en toda Castilla y León,  y que en Montemayor  tienen un carácter singular,  por el marco donde son realizadas, la plaza de toros de La Empalizada.

Esta singular plaza se realiza en su totalidad con madera de pino, como era habitual en la zona de Tierra de Pinares, y constituye un ejemplo singular de plaza de toros atalancada con tablados, que se monta anualmente, y su importancia viene dada por este carácter efímero, por su proceso de construcción artesanal, y por la utilización de unos materiales determinados que provienen del territorio del común, la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar,  y por una ejecución solidaria a la que contribuye la propia comunidad.

El acuerdo de la Consejería de Cultura de la Junta recoge que son estos valores los que determinan su declaración como bien de interés cultural inmaterial. A los que hay que añadir otro valor esencial, el aprecio colectivo por parte de todos los ciudadanos, que han mantenido esta tradición a lo largo de su historia, lo que ha convertido la Función, en un bien representativo de su propia identidad cultural, que por su autenticidad e integridad merecen la máxima consideración.

Autor: Redacción Cuéllar

Muévelo

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *