web analytics

Las obras de la EDAR de Cuéllar casi finalizadas

Depuradora de Aguas Residuales de Cuéllar.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, Juan Ignacio Diego Ruiz, visitaba en  la jornada de ayer  la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Cuéllar, donde están a punto de concluir las obras de ampliación de esta depuradora con  una inversión de más de 5,7 millones de euros por parte del MAPAMA.

Esta actuación forma parte del Plan Nacional de Calidad de las Aguas y ha permitido ampliar la capacidad de tratamiento de la EDAR, que podría atender las necesidades de depuración de una población de 27.500 habitantes. El proyecto ha incluido la urbanización del espacio y la construcción de una estación de pretratamiento y  de aireación y de fangos, así como los sistemas de electrificación, automatización y control de la planta.

La nueva EDAR se encuentra en explotación desde el pasado mes de noviembre, y las obras ya están prácticamente concluidas. La mejora de la planta permite la eliminación de los nutrientes de las aguas tratadas, de acuerdo con la normativa vigente, y se ultima la puesta en marcha de un sistema de control avanzado de oxígeno para reducir el consumo energético de la planta antes de pasar a manos del ayuntamiento de Cuéllar.

Autor: Redacción Cuéllar

Muévelo

1 Recado

  1. Bienvenida la construcción de la depuradora de Cuéllar, para que sus agua residuales llegen al río en mejores condiciones. Sorprende el artículo cuando contempla la posibilidad de que los vertidos industriales puedan depurarse en sus instalaciones. Por sus diferentes características los vertidos industriales deben gestionarse en sus respectivas instalaciones, de modo que se corrijan los específicos contaminantes que lleven, además de que su coste repercutan en aquel que les produce. No podemos hacer una enorme depuradora con dinero público, y pasar su mantenimiento al Ayto para que las negocios privados solucionen sus vertidos, cuando su obligación es hacerlo de manera individual y a su coste.
    El agua de la depuradora, siempre que reuna condiciones sanitarias para su uso, y el caudal del río lo permita, podría aprovecharse para el riego de cultivos, bajo criterios de sostenibilidad.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *