web analytics

Ruben Sanz dibujó en Cuéllar el toreo al natural

Foto: @torerorubensanz.

Transcurría la tarde como si nada. Y cuando llegamos a la faena de muleta del sexto toro, Ruben Sanz se echó la muleta a la mano izquierda y la mandó parar.

Erguida la figura, cual estampa de otro tiempo, mostró la muleta al de Santa Coloma para provocar la embestida, aguantó las brusquedades del toro, y obró sencillamente el milagro. El cárdeno tragó, metió la cara y se puso a torear.

Fueron unos pocos muletazos. Unos pocos, para los más exigentes, pero despachando arte y torería se mire como se quieran mirar. Un toreo vertical,  que no estamos acostumbrados a ver en estos tiempos modernos donde casi todos torean igual.

Sucedió en Cuéllar y lo hizo un torero de las tierras de altas de Soria, desconocido para muchos, que se llama Ruben Sanz. Si llega a haber nacido en la calle Pureza a nadie le extrañaría, pues con pureza se define su toreo, y a buen seguro la gente se volvería loco por verle torear.

La lastima es que toreó para unos pocos (la entrada fue muy pobre). Escrito esto, también se pudo ver a un torero poderoso como es el madrileño, Fernando Robleño, en el cuarto de la tarde y al Capea apenas le pudimos ver. Este se marchó sin torear.

Autor: Ignacio Montalvillo

Muévelo

1 Recado

  1. Soy Ruben Sanz y quiero dar las gracias por ver el toreo que yo siento y como lo expreso, no muchos son los que me entienden, pero al leerlo han conseguido emocionarne. De nuevo gracias

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.